Si haces algo bueno, buenas cosas te pasaran, pero si haces cosas malas, si solo buscas el beneficio propio y no dejas pasar una sola oportunidad para joder al prójimo bajo la máxima de “es que yo no soy ningún bobo” entonces es ahí cuando te llega el karma, lo que haces se te devuelve.